Una guía para la sobriedad, los deslices y las recaídas en ITAA

Puede encontrar un PDF imprimible de esta guía aquí: Una guía para la sobriedad, los deslices y las recaídas en ITAA

Esta guía ha sido escrita por el Comité de contenido web de ITAA y aún no ha pasado por un proceso de aprobación de la conferencia, que nuestra confraternidad está desarrollando.

Los recién llegados a la ITAA a menudo preguntan "¿Qué significa estar sobrio por el uso compulsivo de Internet y la tecnología?" Esta guía está destinada a ayudar a aclarar el concepto de sobriedad en ITAA, así como a comprender, prevenir y crecer a partir de los deslices y recaídas durante nuestro viaje de recuperación. 

¿Qué es la sobriedad en ITAA?

La sobriedad en ITAA es un proceso de descubrimiento y se ve diferente para cada uno de nosotros. Llegar a comprender nuestras necesidades personales de sobriedad es algo que hacemos al conversar con otros miembros en recuperación, y nuestra comprensión se desarrolla con el tiempo. 

En pocas palabras, la sobriedad es abstenerse del uso compulsivo de Internet y la tecnología. Sin embargo, la forma en que entendemos o definimos el "uso compulsivo de Internet y tecnología" puede variar de un miembro a otro.

Muchos de nosotros hemos decidido dejar de lado el uso no esencial de Internet y la tecnología. Hemos encontrado útil la siguiente pauta en nuestra propia recuperación: "Me abstendré de todo uso de Internet y tecnología, excepto lo estrictamente necesario para el trabajo, las finanzas, la salud, la recuperación y la conexión sobria con mis seres queridos. No utilizaré Internet ni la tecnología con fines de entretenimiento o para satisfacer mi curiosidad. También evitaré el uso de Internet y tecnología que me ayude a adormecer mis emociones. Si no estoy seguro de si una actividad es estrictamente necesaria, consultaré a otros primero.

Esta guía puede ayudarnos a tomar conciencia de qué uso es importante y está en consonancia con nuestros valores, y qué uso es innecesario y corre el riesgo de llevarnos a un uso compulsivo. Para ayudarnos a seguir mejor este principio, también podemos hacernos las siguientes preguntas antes de comprometernos con Internet y la tecnología: “¿Es necesario? ¿Tiene que ver con la tecnología? ¿Es necesario hacerlo ahora? " Algunos de nosotros también hemos encontrado útiles estas preguntas adicionales: “¿Qué gano al hacer esto? ¿Qué sucede si decido no hacer esto? Hay otra manera de hacer esto? Si todavía necesito hacer esto, ¿cuál es la forma más segura? " Estas preguntas nos ayudan a desarrollar nuestras intuiciones y a distinguir mejor entre el uso sobrio y con un propósito, por un lado, y el uso innecesario y peligroso, por el otro. 

Otra herramienta útil para comprender lo que significa la sobriedad para nosotros es establecer 'líneas superiores, medias y mínimas'. Este ejercicio puede ser útil para dar lenguaje a nuestros propios comportamientos adictivos personales. Las líneas principales son las actividades y comportamientos positivos que queremos para nosotros mismos en la vida y la recuperación, así como las herramientas de nuestro programa en las que podemos confiar en los momentos difíciles. Las líneas intermedias son situaciones o comportamientos peligrosos y desencadenantes que pueden hacer surgir el impulso de usar compulsivamente o ir a nuestras líneas de fondo. Lo más importante son los comportamientos destructivos de Internet y la tecnología que cuando comenzamos, no sabemos cuándo nos detendremos, y cuando nos detenemos, no podemos quedarnos detenidos. Muchos miembros definen la sobriedad como la abstinencia de estos comportamientos y situaciones fundamentales. Puede encontrar más información sobre las líneas superior, media e inferior en ITAA Herramientas de recuperación página.

Nuestras definiciones personales de sobriedad pueden parecer completamente diferentes de las que se describen aquí. Todos los enfoques son bienvenidos en ITAA. Independientemente de qué herramientas o marcos usemos para definir la sobriedad, hemos descubierto que el elemento más importante para descubrir cómo es la sobriedad para nosotros es la honestidad con nosotros mismos, con otra persona y un poder superior de nuestro propio entendimiento. Si se busca la verdad honestamente, encontramos que inevitablemente llegamos a una definición de sobriedad que nos sirve como individuos. Nos conectamos regularmente con otros miembros a través de reuniones y llamadas de divulgación. Podemos beneficiarnos en particular de conectarnos con miembros con una sobriedad estable a largo plazo que "tienen lo que queremos". Al compartir honestamente nuestras experiencias y escuchar lo que ha funcionado para los demás, nuestras intuiciones se fortalecerán y, con el tiempo, nuestra relación con la sobriedad se hará más clara.

Está bien si este viaje lleva tiempo; la forma en que vemos la sobriedad ha cambiado gradualmente para muchos de nosotros. Una actividad que fue segura el año pasado puede ser insegura el próximo año. Es posible que tengamos un momento de darnos cuenta de que cierta actividad que habíamos percibido como "sobria" ha sido compulsiva todo el tiempo. Todo esto es parte del proceso y es una señal de recuperación.

Nuestras definiciones de sobriedad son en sí mismas herramientas, medios para un fin. Independientemente de cómo definamos la sobriedad, la verdadera recuperación proviene de trabajar los 12 pasos de ITAA y utilizar otros recursos del programa. 

Contando los días

A medida que llegamos a comprender la sobriedad, podemos preguntarnos si queremos contar el número de días que hemos estado sobrios. 

A algunos de nosotros nos ha resultado útil evitar contar los días de sobriedad, al menos en los primeros 90 días de nuestro programa, cuando todavía estamos aprendiendo lo que significa la sobriedad. Más bien, simplemente nos enfocamos en mantenernos sobrios un día a la vez, registrando en nuestro diario al final de cada día si nos sentimos sobrios o no, o cuán sobrios o impotentes nos sentimos ante diferentes actividades de Internet y tecnología. Esta práctica nos ayuda a ser honestos y estar en el momento y a anteponer la recuperación al orgullo que a veces puede venir de contar los días o la vergüenza que podemos sentir por perder la cuenta de un día. 

Además, algunos de nosotros no podemos sentir que nuestra recuperación puede expresarse en términos de un binario estricto entre sobriedad y compulsión. Es posible que nos sintamos 'más sobrios' o 'más compulsivos' en un día determinado, por lo que es posible que no contamos los días por esa razón. Al practicar esta autoconciencia, buscamos profundizar nuestra honestidad y nos mantenemos alerta para evitar usar estas áreas grises para justificar la compulsión. 

Para otros miembros, contar los días puede ayudarnos a ser responsables ante nuestros compañeros y darnos una medida del progreso. Contar días puede motivarnos, ayudarnos a celebrar hitos y darnos claridad cuando no hemos cumplido con nuestros compromisos en torno a la sobriedad.

Lo importante a tener en cuenta es que ninguna de las opciones es mejor que la otra. Al final, la sobriedad ocurre un día a la vez, y no necesitamos atarnos en nudos para averiguar cuántos días tenemos o no. Lo importante es que podamos compartir nuestros éxitos y reveses con total honestidad y practicar la vida sobria en el momento presente.

Resbalones y recaídas: cómo prevenirlos

A medida que nos recuperamos, es posible que experimentemos un desliz o una recaída. Estos términos no tienen definiciones "oficiales". Dicho esto, muchos miembros usan el término 'deslizamiento' para referirse a una recurrencia breve o inconsciente de un comportamiento poco saludable y 'recaída' para referirse a un regreso completo y consciente a nuestros patrones destructivos después de un período de abstinencia. Si bien pueden diferir en magnitud, los deslices y las recaídas representan lo mismo: hemos regresado a los comportamientos dañinos en los que no podemos participar de manera segura.

Hemos descubierto que ha sido fundamental para nosotros tomar todas las medidas posibles para prevenir resbalones y recaídas. Es importante recordar que la recaída es un proceso, no un evento. Comienza con una serie de cambios más sutiles que pueden ocurrir durante horas, semanas o meses. Si notamos alguno de los siguientes signos, podría indicar que nos dirigimos hacia una recaída:

  • Hemos dejado de asistir a las reuniones con regularidad.
  • Hemos dejado de hacer llamadas regulares a otros miembros.
  • Estamos participando persistentemente en comportamientos de línea media.
  • Hemos dejado de trabajar con nuestro patrocinador o copatrocinador.
  • Hemos dejado de invertir tiempo en nuestro trabajo por pasos.
  • Hemos detenido nuestras rutinas normales y prácticas de autocuidado.
  • Sentimos que hemos resuelto nuestro problema de Internet y tecnología, y ya no necesitamos el apoyo de otros.
  • Algo ha tenido prioridad sobre nuestra recuperación, como un nuevo trabajo, relación, mudanza, enfermedad u otro evento de la vida. 
  • Experimentamos recuerdos, impulsos o fantasías sobre nuestros comportamientos básicos.
  • Hemos dejado de rezar y / o meditar.
  • No sentimos un contacto consciente con nuestro Poder Superior.
  • Regularmente nos encontramos con situaciones estresantes o situaciones que nos ponen en contacto con resentimientos o miedos. 
  • Estamos experimentando un período de mayor exposición al uso de la tecnología necesaria.

Cuando notamos estos signos, nos ha parecido imprescindible responder con seriedad y urgencia. Al adelantarnos a nuestros patrones subconscientes antes de que aparecer urgente, nos damos la oportunidad de corregir rumbo. Si esperamos hasta que la pendiente resbaladiza nos lleve a la puerta de la recaída y debemos confiar solo en nuestra fuerza de voluntad para salvarnos, ya será demasiado tarde.

Estas son medidas preventivas que nos han ayudado a evitar recaídas cuando nos damos cuenta de que nos desviamos de nuestro camino de recuperación:

  • Llamamos a otros miembros y compartimos honestamente lo que está sucediendo. Les comunicamos que queremos tomarnos en serio estas señales de advertencia. 
  • Compartimos en reuniones. Compartimos abiertamente que nos sentimos temblorosos, sabiendo que nuestra honestidad y vulnerabilidad ayudan a los demás. Dejamos ir nuestro orgullo y nuestra propia imagen, confiando en que seremos aceptados y apoyados.
  • Llevamos un diario para ponernos en contacto con cualquier necesidad, resentimiento, sentimiento o estrés que podamos estar reprimiendo. Escribimos sobre los impulsos que tenemos o los comportamientos inútiles en los que estamos participando.
  • Hacemos compromisos concretos con otros miembros en torno a los cambios que haremos. Por ejemplo, podemos comprometernos a asistir regularmente a las reuniones, hacer llamadas de alcance, trabajar por pasos o regresar a las rutinas diarias y al cuidado personal. No nos abrumamos, pero actuamos y confiamos en el apoyo de los demás. 
  • Renunciamos a cualquier pensamiento, acción, dispositivo, relación o comportamiento que nos esté alejando de nuestra recuperación.
  • Nos alejamos de todas las pantallas cuando nos sentimos temblorosos, permitiéndonos un par de horas, un día, un fin de semana o más lejos de la tecnología para ayudar a restablecer nuestro equilibrio y mejorar nuestro contacto consciente con nuestro Poder Superior.
  • Nos recuperamos un día a la vez. Nos preguntamos qué podemos hacer solo por este día para mantenernos sobrios. 
  • Buscamos fortalecer nuestra conexión con nuestro Poder Superior, por ejemplo, volviendo a comprometernos con la oración y / o la meditación regulares.

Al concentrar nuestros esfuerzos y energías en la conciencia y la prevención, en lugar de en la resistencia y la fuerza de voluntad, hemos descubierto que es posible alcanzar y mantener una sobriedad sostenible a largo plazo.

Resbalones y recaídas: cómo recuperarse de ellos

A pesar de nuestros mejores esfuerzos, aún podemos experimentar un desliz o una recaída en nuestro camino hacia la sobriedad a largo plazo. ¿Qué podemos hacer cuando esto suceda?

Como primer paso, reconocemos y aceptamos plenamente lo que ha sucedido. En lugar de restar importancia a nuestras acciones, o exagerarlas en proporciones dramáticas, aceptamos que exactamente lo que sucedió, de hecho sucedió, ni más ni menos. En particular, escribir lo que sucedió puede ayudarnos a obtener claridad a este respecto. 

Una de las acciones más útiles que podemos tomar después de un desliz o una recaída es compartir honestamente con otros adictos a Internet y la tecnología en las llamadas de extensión y en las reuniones. Hemos encontrado esto esencial: no hemos podido guardar nuestros deslices y recaídas para nosotros mismos y encontrar una sobriedad duradera. En la recuperación, dejamos ir nuestras máscaras y cómo queremos que los demás nos perciban. Al compartir honestamente con los demás, incluso en nuestros momentos más bajos, dejamos de lado nuestra necesidad de escondernos de los demás y de nosotros mismos. Al pedir y recibir ayuda, podemos recibir la fuerza y el apoyo que necesitamos para recuperarnos de nuestra adicción. La honestidad nos libera y cada momento es una oportunidad para empezar de nuevo.

Después de un desliz o una recaída, podemos sentir vergüenza. En este momento, podemos recordar que nuestros reveses no son fallas morales; como dice la frase de 12 pasos, "Somos gente enferma que trata de mejorar, no gente mala que trata de mejorar". Estamos en recuperación porque luchamos contra la adicción: una enfermedad astuta, desconcertante y poderosa. No elegimos ser adictos y no necesitamos castigarnos por tener esta condición. Es posible que estemos motivados a avergonzarnos a nosotros mismos para evitar repetir nuestro comportamiento, pero hemos descubierto que la autovergüenza tiende a reforzar el ciclo tóxico en el que prospera nuestra enfermedad, llevándonos al aislamiento, la separación, el dolor y el autocontrol. . Al aceptarnos a nosotros mismos y dejar ir la vergüenza, podemos salir de este ciclo tóxico y fortalecer nuestros esfuerzos de recuperación. Y cuando compartimos honestamente con nuestros compañeros, descubrimos que somos recibidos con amor y comprensión.

También nos beneficia notar y aceptar cualquier otra emoción que esté presente en nosotros. Por ejemplo, podemos sentir cansancio, irritación, dolor, decepción, entumecimiento, ira o depresión. Estos sentimientos pueden tardar en pasar, a veces semanas, y podemos practicar la paciencia, la autocompasión y la aceptación. Aquí también, la escritura es una herramienta poderosa para obtener claridad sobre lo que estamos experimentando a nivel físico, emocional y espiritual.

Nuestra recaída puede habernos llevado a descuidar el sueño, la higiene, la alimentación u otros aspectos de nuestra salud física. Adoptamos una actitud amorosa y amable hacia nosotros mismos y tomamos las medidas adecuadas para atender nuestras necesidades físicas. 

Después de un desliz o una recaída, podemos considerar desconectarnos de nuestros dispositivos durante uno o dos días, o más, para ayudarnos a reconectarnos con nuestros cuerpos, nuestras emociones y nuestro Poder Superior.

Más allá de simplemente aceptar lo que ha sucedido, también hemos buscado practicar la gratitud por nuestra recaída y lo que nos puede enseñar. En lugar de ver nuestros reveses como fracasos, siempre son una oportunidad para aprender algo nuevo sobre nosotros mismos y nuestras necesidades de recuperación. Aquí hay algunas preguntas que nos hemos hecho para ayudarnos a crecer: 

  • ¿Qué puedo aprender de esta experiencia? 
  • ¿Cuándo y dónde comenzó este episodio compulsivo y qué factores, comportamientos o situaciones contribuyeron a él? 
  • ¿Qué me faltaba en mi programa de recuperación?
  • ¿Dónde no me estaba cuidando?
  • ¿A qué hábitos poco saludables me he estado aferrando?
  • ¿Qué nuevas fuentes de estrés entraron en mi vida?
  • ¿Qué podría intentar hacer de manera diferente la próxima vez que me encuentre en una situación similar? 
  • ¿Existen planes de acción, herramientas de recuperación u otras medidas preventivas que pueda implementar para avanzar en mi recuperación?
  • ¿Existe algún hábito, comportamiento, dispositivo, relación o compromiso que deba dejar de lado para priorizar mejor mi recuperación?
  • ¿En qué áreas de mi vida puedo fortalecer mi contacto consciente con mi Poder Superior? 
  • ¿Cómo puedo practicar mejor los principios espirituales (como la honestidad, la mente abierta y la buena voluntad) en todos los aspectos de mi vida?

Después de una recaída, nos ha resultado productivo examinar de cerca el primer paso: "Admitimos que éramos impotentes ante nuestra adicción y que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables". El primer paso nos ofrece una gran oportunidad para examinarnos a nosotros mismos y a nuestra condición. Las siguientes cuatro preguntas pueden ayudarnos a reflexionar sobre nuestra relación con el primer paso:

  1. ¿De qué formas, si las hay, creo que tengo poder sobre mi adicción, y de qué formas creo que puedo controlar mi consumo y / o manejar sus consecuencias? (Al hacer esta pregunta, nos permitimos ser completamente honestos, notando lo que es y aceptando cualquier duda que podamos tener sobre el paso. No estamos tratando de refutar estos pensamientos).
  2. ¿De qué manera soy impotente ante mi adicción y de qué manera hace que mi vida sea ingobernable?
  3. ¿Estoy listo para dejar de lado el uso adictivo de Internet y la tecnología?
  4. ¿Estoy dispuesto a hacer todo lo posible para recuperarme?

Además de estas preguntas, también podemos revisar otras preguntas del Paso uno en el recursos de stepworking en el sitio web de ITAA. Cuando tenemos un desliz o una recaída, nos hemos beneficiado de buscar y escribir nuevas preguntas del Paso Uno con las que no hemos trabajado antes.

Después de escribir las respuestas a estas preguntas del Paso Uno, leemos nuestro escrito en voz alta a otro miembro.

Leer literatura de otros programas sobre los primeros tres pasos también puede ayudarnos a reconocer más completamente nuestra condición y los cambios que necesitamos hacer para seguir adelante. Un buen lugar para comenzar es el Capítulo 3 del Libro Grande de Alcohólicos Anónimos, Más sobre el alcoholismo

Cuando salimos de una recaída, nos preparamos para la abstinencia. Aceptamos que los síntomas de abstinencia pueden estar presentes y tomamos la decisión consciente de priorizar nuestra recuperación por encima de otras responsabilidades durante las próximas 2 a 4 semanas. Para obtener más información sobre la abstinencia, sugerimos leer el artículo de nuestra confraternidad. Guía de retiros.

¿Debo restablecer el recuento de días?

Como se mencionó anteriormente, no todos contamos nuestro 'tiempo de sobriedad'. Para aquellos de nosotros que estamos contando los días de sobriedad, un desliz o una recaída puede llevarnos a preguntarnos si deberíamos reiniciar nuestro conteo de días. Es posible que nos preguntemos “¿Fue un desliz? ¿Fue una recaída? ¿Fue algo en absoluto? 

Estas preguntas pueden generar ansiedad y presión, y pueden impedirnos ser completamente honestos con nosotros mismos y con los demás. Para contrarrestar esto, a muchos de nosotros nos ha resultado útil esperar una semana antes de decidir qué etiqueta dar a nuestra experiencia, si corresponde, y si queremos restablecer nuestro recuento de días. Mientras tanto, compartimos honestamente con otros sobre lo que ha sucedido. Con el tiempo y el aporte de los demás, descubrimos que podemos llegar a una decisión honesta y fundamentada. Aquí hay algunas decisiones a las que podemos llegar, aunque esta lista no es exhaustiva:

  • Si, después de la revisión, descubrimos que hemos ignorado conscientemente nuestros compromisos de sobriedad y hemos regresado a los comportamientos dañinos en los que no podemos participar de manera segura, es posible que nos resulte útil restablecer nuestro recuento de días. Al igual que el alcohólico que restablece su conteo después del primer sorbo, no una vez que está borracho, hemos descubierto que tomar en serio nuestros compromisos de sobriedad nos sirve bien a largo plazo.
  • De manera similar, es posible que hayamos hecho algo que técnicamente no iba en contra de “la letra de la ley”, pero que sabíamos en ese momento era prácticamente lo mismo que un comportamiento problemático subyacente que nos habíamos comprometido a evitar. En estos casos, podemos restablecer nuestro recuento de días y ajustar el lenguaje de nuestra definición de sobriedad para incluir estas situaciones.
  • Por otro lado, a veces es posible que técnicamente hayamos ido en contra de la “letra de la ley”, pero nuestra acción fue sobria y bien fundada, y no en el espíritu del comportamiento problemático subyacente del que nos estamos absteniendo. En estos casos, podemos optar por no restablecer nuestro recuento de días, y ajustamos el lenguaje de nuestros resultados finales para aclarar en qué podemos participar sobriamente y en qué no. También podemos comprometernos a sujetar o hablar con otro miembro si nos encontramos en situaciones futuras similares, de modo que podamos reajustar consciente y honestamente nuestras definiciones de sobriedad antes de involucrarnos en comportamientos inciertos.  
  • Es posible que nos hayamos involucrado en un comportamiento problemático de forma automática e inconsciente, y nos detuvimos inmediatamente tan pronto como nos dimos cuenta de lo que estábamos haciendo. Es posible que decidamos no restablecer nuestro recuento de sobriedad en estos casos, aunque nos tomamos el evento en serio y examinamos cualquier cambio que podamos hacer en nuestra recuperación para evitar que se repita.
  • A veces nos hemos encontrado con un comportamiento tecnológico y de Internet completamente nuevo y hemos descubierto que inesperadamente nos empuja a una verdadera obsesión. En estos casos, podemos decidir restablecer nuestro conteo de sobriedad o puede que no, pero nos parece importante agregar el nuevo comportamiento a nuestra definición de uso compulsivo en el futuro y comprometernos a abstenernos de él.

Estas sugerencias son ejemplos de decisiones que podemos tomar; no son reglas. Una vez más, hemos descubierto que la opinión de otros es esencial para ayudarnos a comprender qué curso tomar. Al considerar la decisión de restablecer nuestro recuento de días, nos preguntamos qué decisión nos ayudará más a crecer en nuestra recuperación. Recordamos que contar los días es solo otra herramienta, no es la sobriedad en sí misma. Si nos obsesionamos demasiado con los tecnicismos, es posible que deseemos intentar no contar la sobriedad durante 90 días y, en su lugar, centrarnos simplemente en la recuperación un día a la vez.

Desarrollando nuestra sobriedad

A medida que avanzamos por el camino de la recuperación, nuestra comprensión de la sobriedad continuará fortaleciéndose, profundizándose y haciéndose más clara. A medida que encontramos la abstinencia de los comportamientos problemáticos que inicialmente nos llevaron a ITAA, podemos descubrir nuevas actividades compulsivas que comienzan a causarnos dificultades, o nuestras necesidades de recuperación pueden cambiar de alguna otra manera. Si bien esto puede resultar desalentador, hemos llegado a verlo como una parte importante de nuestro proceso de curación. Como un jardinero que cuida pacientemente su jardín, poco a poco estamos aprendiendo a eliminar nuestras formas compulsivas de pensar y actuar y, en cambio, a confiar en nuestro Poder Superior y en las herramientas de nuestro programa para obtener orientación, seguridad y fortaleza. 

Para mantener nuestra abstinencia a medida que nuestras necesidades cambian y se desarrollan, nos resulta útil revisar regularmente nuestro modelo de sobriedad y examinar qué tan bien nos está sirviendo. Nos beneficia hablar de nuestra abstinencia cada varios meses con nuestro patrocinador, copatrocinador u otro miembro de ITAA. Aquí hay algunas preguntas que nos hacemos:

  • ¿Siento que mi definición de sobriedad describe bien mis comportamientos adictivos?
  • ¿Hay lugares en los que mi modelo de sobriedad es demasiado vago o demasiado específico? ¿Usé lagunas en mi modelo de sobriedad para involucrarme en un comportamiento que no me pareció sobrio?
  • ¿Hay otros comportamientos en los que estoy participando compulsivamente? Estos pueden ser nuevos comportamientos de Internet y tecnología u otros comportamientos compulsivos, como sexo, comer, leer, codependencia, trabajo, abuso de sustancias, etc.
  • ¿Estoy confundiendo sobriedad con perfección? ¿Estoy usando mi definición de sobriedad como una forma de controlarme o castigarme? 
  • ¿Hay algún otro cambio que me gustaría hacer en mi modelo de sobriedad o en mi programa de recuperación?

Muchos miembros notan que el camino hacia la abstinencia sostenible puede no ser siempre un camino recto y sencillo. Cuando abandonamos un comportamiento tecnológico problemático, nuestra compulsión puede encontrar expresión en un comportamiento tecnológico diferente. Al conectarnos honestamente con otros miembros y trabajar los Doce Pasos, practicamos la construcción de un programa de vida que nos ayude a superar cualquier comportamiento compulsivo nuevo a medida que lo descubramos, mejorando nuestra capacidad para mantenernos sobrios a largo plazo.

Al entrar por primera vez en recuperación, es común tener una actitud de '¿Cuánto puedo salirme con la mía antes de caer por el acantilado y caer en una recaída? Muchos de nosotros con una sobriedad estable, con el tiempo, hemos adoptado una nueva actitud: '¿Qué tan lejos del acantilado puedo llegar? En otras palabras, estamos dispuestos a dejar ir mucho más comportamiento tecnológico de lo que podría parecer necesario al principio.  

Sobriedad espiritual

Si bien debemos encontrar la abstinencia para recuperarnos, la sobriedad es más que la abstinencia por sí sola. Es una serenidad que resulta tanto de nuestra continua abstinencia como de nuestro compromiso con el programa espiritual de los Doce Pasos de la ITAA. Nuestra experiencia ha sido una paz fundamentada; falta de ansiedad, miedo o urgencia; y la capacidad de afrontar con calma y de forma directa los desafíos, lograr nuestras metas, cumplir con nuestros compromisos y vivir nuestros valores. Hemos experimentado relaciones honestas con nosotros mismos y con los demás, y hemos experimentado un sentido de estar vivo, de estar en el mundo.

La sobriedad a largo plazo también incluye luchas y depresión emocional. En recuperación, hemos descubierto que es posible mantenernos en abstinencia incluso en medio de momentos tan difíciles, y estar presentes con nosotros mismos, los que nos rodean y los desafíos que enfrentamos. Al hacerlo, estamos en mejores condiciones de experimentar e involucrarnos con el espectro completo de nuestra experiencia.

Más importante aún, en la sobriedad nos sentimos genuinamente libres de nuestra adicción. Creemos que nuestra experiencia de esta libertad está representada con precisión por las promesas del décimo paso escritas en el Libro Grande de Alcohólicos Anónimos, páginas 84-85:

Y hemos dejado de luchar contra nada ni contra nadie, ni siquiera contra el alcohol. Porque para entonces habrá vuelto la cordura. Rara vez estaremos interesados en el licor. Si somos tentados, retrocedemos ante ella como ante una llama caliente. Reaccionamos con sensatez y normalidad, y descubriremos que esto ha sucedido automáticamente. Veremos que nuestra nueva actitud hacia el licor se nos ha dado sin ningún pensamiento o esfuerzo por nuestra parte. ¡Simplemente viene! Ese es el milagro de la misma. No lo estamos combatiendo, ni estamos evitando la tentación. Nos sentimos como si nos hubieran colocado en una posición de neutralidad, seguros y protegidos. Ni siquiera hemos renunciado. En cambio, el problema se ha eliminado. No existe para nosotros. No somos arrogantes ni tenemos miedo. Esa es nuestra experiencia. Así es como reaccionamos siempre que nos mantengamos en forma espiritual.

Reimpreso del libro Alcohólicos Anónimos
Copyright © 1939, 1955, 1976, 2001 de AA World Services, Inc.
Reservados todos los derechos.

Por eso practicamos a diario para mantenernos en forma espiritual, en los buenos y en los malos momentos. Con perseverancia, paciencia, una sincera voluntad de recuperación y el apoyo de nuestros compañeros y de nuestro Poder Superior, hemos descubierto que no podemos dejar de mejorar nuestra condición, un día a la vez.